sábado, 24 de diciembre de 2011

Bajo palabra de honor he jurado

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

BAJO PALABRA DE HONOR HE JURADO es adaptación de una escena de la novela inédita Amapolas de plomo puñaditos de arena para el taller literario El Andamio- Octubre 2.011
Consigna: utilizar "de pocas palabras; con la palabra en la boca; palabras mayores; bajo palabra, o palabras cruzadas en un texto libre.


"Mi sombra despeñada se destroza recojo mis fragmentos uno a uno y prosigo sin cuerpo" ¿te suena? no es de Octavio Paz la Piedra del Sol Libertad bajo palabra ahí está ya tenemos la seña y la contraseña ahora recordá no quiero recordar otra vez la angustia el temor de olvidar la contraseña el nombre del contacto la dirección Urquiza entre Federico Moreno y Salta a las 21:21  27 de marzo de 1.976 Octavio Paz  Libertad  soy Juan y yo Ave hay toque de queda Mariela se ríe de mi temor sonríe me besa me dice hay que jugarse la Patria nos necesita compañero después de esta vida no hay otra la seña y la contraseña la dirección la hora  y el nombre del contacto en el bolsillo que enseguida quemaré al simular que enciendo un cigarrillo todo simple en pocas palabras si tenés algún fierro no lo llevés qué fierro si yo con las armas ya sabés soy médico he jurado defender toda vida acordate de las bombas a Plaza de Mayo a Düsell al T.N.T. los fusilamientos de León Suarez de Valle  en Córdoba en el Mendozazo con eso basta para que el pueblo esté amortizado ya no hay tiempo para dudas libertad o muerte lo veo estar me vé llegar  la sombra de negro es una silueta de teatro de sombras levantándose el cuello de la gabardina su ademán me detiene hay peligro miro hacia atrás mío hacia atrás suyo hacia todo el alrededor él mira hacia atrás suyo hacia atrás mío hacia todo el alrededor nadie nada como entonces  el mismo dolor en el pecho mojado en la espalda mojada con su mano derecha se baja el ala del sombrero gardeliano inclina aún más la cabeza hacia el mismo lado la mano llega a la cara a la boca endereza aquieta acomoda con estudiada delicadeza en la comisura también derecha de su boca el cigarrillo sin encender me mira pero me niega la mirada digo la seña ¿Octavio Paz? no me responde pero mira hacia atrás mío suyo se me paran los pelos de la nuca ¿me siguieron?¿están los servicios atrás mío? si no no se explica que el tipo siga sin hablar sosteniendo ese estúpido cigarrillo sin encender ahora se tantea la cintura la espalda el pecho debe estar buscando una pistola en la cintura un revólver en la sobaquera pero el Cabezón dijo que todavía no habría fierros para nosotros entonces es una trampa decís la contraseña el contacto te indica cómo seguir cuidate sobre todo cuidá que no te sigan me tienen que  haber seguido porque el tipo sigue sin abrir la boca sin encender el cigarrillo yo quiero saber y preguntarle a esa figura de la esquina esa sombra chinesca que con la pata en la pared el Funyi para un costado y un cigarrillo a lo Bogart insinúa un Gardel en la sonrisa congelada entre los labios es todo tan anacrónico nadie usa sombrero en Mendoza y es una muy mala imitación de Bogart o Gardel o Perón siempre fumaba cuando daba cátedra todo se mezcla se confunde Bogart Perón Gardel Montoneros Mariela Las Lajas Ave la capucha el empujón al fiat 125 quedate quieta mierdita la sombra de la esquina se incomoda se sacude se lleva las manos al pecho qué carajos hago aquí no encuentro ni a Mariela ni Ave y este pelotudo imitando a Bogart en una noche con calor de zonda y nada de humedad y el aire sucio y este tipo con una gabardina de yanqui culiao de Schmurz constructor de imperios “corremos a más no poder hacia el futuro y vamos tan rápido que el presente se nos escapa y la polvareda de nuestra carrera nos disimula el pasado" chupate esa mandarina gusano cabrón quiero preguntar pero el Jefe había dicho sin preguntas llegás a la cita das la seña te dan la contraseña recibís el material y ahí mismo qué caramba es éste dolor que me duele y me atraviesa silenciosamente  me río me sonrío por el "qué caramba" porque estoy podrido de usar buenas palabras quiero putear ¿y quién te lo impide? dice la sombra sin abrir la boca entonces puteo preguntando ¿de dónde mierda me viene este dolor de la concha de la lora que me hace remismísamente mierda el pecho y la espalda? Mariela no te riás y decime tu verdadero nombre por si nos agarran Ave del Carmen Paradiso ¿registraste? sí ¿pero entonces no te vas quedar? tengo una cita de contacto flaca bueno cuidate cierra la puerta me voy si establecés contacto estás adentro y de adentro la única manera de salir...¿me entendés compañero? ah y llevate la pastillita una aunque más no sea porque más de una no te va a hacer falta je-je ja-ja  una es una palabra como Mariela como Ave en pocas palabras Ave es una panza suave por la ternura tiene tetas pequeñas y se ríe cuando cogemos pero Mariela tiene la sonrisa ancha de Víctor Jara y su pelo al viento se ríe conmigo gritando ¡Perón Evita la patria socialista! hasta la victoria siempre compañero una sirena de ambulancia de policía de bomberos sin armas los van a matar como a los perros pero yo juré ser médico defender toda vida humana ¿entendés? el tipo me mira lo miro no pregunta no habla saca un viejo encendedor carusita no fumés delatará nuestra posición acá todos fuman ésta es una esquina de putas ¿vos no fumás? no no fumo el cigarrillo mata acá te matan otras cosas compañero siento pegajoso el pecho la espalda hay un sonido una voz...  ¿ "Dónde estuve quién fui cómo te llamas cómo me llamo" quiero preguntar pero la sombra me deja con la palabra en la boca el rostro sigue oculto tras la sombra de las sombras apenas moviendo los labios sin sacarse el cigarrillo mirando hacia algún lado... ¡no se acerque! me ordena al ver que pretendo acortar distancia entrever alguna luz bajo el ala de su sombrero bajo la sombra de sus ojos bajo los ojos de su mirada donde los párpados entornados ocultan la verdad pero yo quiero ver... ¡de ninguna manera! dice casi con violencia creo que quiere huir creo que tiene más miedo aún que yo de saber ese dolor en la espalda y el pecho y ese aullido interminable interminable del Paco Ibañez esa carta para julia a un costado del camino camino a la guerra   quiero saber ordeno exijo grito y nada por favor quiero saber suplico el tipo se conmueve creo porque da vuelta la cara y explica bajo palabra de honor he jurado no decirle nada, no me ponga en un compromiso joven y agrega compinche sigiloso no necesito advertirle el riesgo que corre si usted insiste en querer saberlo todo Mariela me dijo que es hora de jugarse me arriesgo usted dijo Octavio Paz ¿acaso lo ha leído? es el mismo que dijo "es inútil tocar puertas condenadas no hay puertas hay espejos inútil cerrar los ojos o volver entre los hombres esta lucidez ya no me abandona romperé los espejos haré trizas mi imagen que cada mañana renace..." me cago en su cita de Octavio Paz putísima madre lo que quiero es saber por favor no diga malas palabras ¿usted es médico no es cierto? y eso qué puta importa si no puedo más con éste dolor que no cesa y Mariela que no está y a Ave que no la encuentran, por eso quiero saber qué carajos pasó  Octavio jamás uso una mala palabra y escribió Libertad esa es su contraseña limítese a éso él dijo "¡caer volver soñarme y que me sueñen otros ojos futuros otra vida otras nubes morirme de otra muerte! Esta noche me basta y ese instante que no acaba de abrirse y revelarme dónde estuve quién fui cómo te llamas cómo me llamo yo..." ya dije la contraseña y este puto cabrón haciendose el culto literario esto es una mierda es un absurdo me cago en su cita me rebelo ante la no revelación las palabras no necesitan ser expuestas con esa cara ese cigarrillo impostado en la sombra a lo Casablanca cada uno hace lo que puede no se caliente pida lo que quiera pero no diga malas palabras no es de buena educación la buena educación te la perdés en el culo puto cabrón culiao y la puta madre que te remilparió le digo y le aplasto con un bife el cigarrillo sobre la boca le tiro con un golpe el sombrero  de la cabeza le tironeo hacia abajo el cuello de la gabardina lo solapeo con violencia puto de mierda dá la cara su rostro  queda expuesto a la pálida luz  de la esquina pero lo que veo es mi propia boca abierta en un grito de Munch mi propio puño derecho ensangrentado tratando de romper la contraseña le arranco la gabardina el dolor en su pecho es insoportable el dolor en mi espalda es insoportable de su pecho fluye una pegajosa y borboteante gelatina una roja amapola que se abre se ensancha fluye me devora en un túnel oscuro y sin fondo al fondo del cual hay un hombre parado en una esquina envuelto en sombras cubierto con un sombrero Funyi... ¿Octavio Paz? pregunto. Libertad me contesta.   
 

 
 
http://1.bp.blogspot.com/-lxmc92Ow9Pw/TvWxymYhGoI/AAAAAAAAAkU/Apy_0tuH08A/s1600/ELGRITOimages.jpg
 

sábado, 5 de noviembre de 2011

Minas quilonveras, son todas comunistas




1) Revista La Quinta Pata http://t1.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcTUC7oGV71vzUpGsxIsgkq6ouuxExxftcO7cUznVmLA5bkG2t_9
2) Diario Los Andes http://2.bp.blogspot.com/_ugT3Sln_NbA/R_V_4sBkVaI/AAAAAAAAALM/TPGwu2Qwi1U/s400/mendozazo.jpg

      

El Bodrio Ojeroso cronometra que es la media mañana del 4 de abril del año 1.972, que es mediados de otoño, que está en la mitad de una calle que podría haber sido anónima y cualunque, que es un día que podría haber despuntado siendo cualunque y anónimo, que hay un conjunto  de inquietos y festivos guardapolvos blancos que contrastan con intranquilos y desteñidos uniformes policiales. Son los "Hombres de Hierro" que montados en altos equinos sudorosos, custodian a las señoras y señoritas que de taco alto e impecable uniforme níveo, festejan sin cesar las resoluciones del plenario de delegados de bases escolares que se celebra adentro. Las que han quedado afuera no sólo se niegan a abandonar la vereda y desalojar la mitad de la calle, sino que siguen manifestando su alegría de protesta cantando y aplaudiendo consignas. Son las maestras mendocinas que tienen “las ánforas llenas, de fervor y optimismo, preparando a los niños para un mundo mejor". Por eso “a la lu - a la lucha nos llaman, con alegres campanas, con campanas de amor, de amor”. La escolar marcha interpretaba como un himno festivo especialmente para el día del maestro puertas adentro de las escuelas, ahora coreada públicamente, y con gestos desafiantes hacia los policías montados, va a ser  una insoportable presión para las fuerzas del Orden Chukrut.
     Inmunes al llamado al amor y a la paz, los vestios humanos montados sobre nobles bestias animales se preparan para atacar  infame y alevosamente a las docentes. Se ve que aquellos no han sido niños felices ni privilegiados en la Argentina de Perón, "aunque me ven pequeñito tres amores tengo yo...por eso sólo yo lucho y procuro mejorar...Todo les debo: la vida y cuanto habré de alcanzar...¡tres amores en mis días: Perón, mamita y papá!" porque se impacientan con sus maestras de bulliciosa esperanza y prometen arremeterles brutales caballazos con contra por sobre sí según, cada vez que las mujeres cantan desaforadas y afónicas “con el alma inundada de fervor y optimismo, enseñamos al niño  nuevas rutas de amor.  En las aulas sembramos, heroísmo y virtud.  Solo así marcharemos  por senderos de luz. Adelante, maestras  a la lucha nos llaman,  con alegres campanas, con campanas de amor. Con las ánforas llenas, de bondad y cariño,  preparamos al niño  para un mundo mejor. Entonemos maestras, nuestro lema de honor. A luchar por la causa de la Patria y de Dios...”.
Demasiada ofensa ha sido citar a la Patria y a Dios. Para los bravos policías montados, orgullosos jinetes de la Escuela de Infantería Montada San Martín era un masón, no ve que las maestras ¡están bestidas con inpresionantes guardapolbo blancos! ¡Hesgrimen peligrosísimas tisas con las que les enceñan cosas raras a sus alunnos. Les laban el celebro, los acen pensar!       
     Pocos policías al principio habrán pensado esas barbaridades, pero acariciando las fustas, luego serán mayoría los que no piensan, sino "¡quesas minas están armadas con lápises y viromes!  "¡Esconden harteras las portaplumas y tinteros, y usan lapiseras Federal con cartuchos"."¡CON CARTUCHOS !"  " Ahá, y les enceñan Istoria Arjentina No Hoficial y la Contitusión Nasional! ¡Pretenden que los alunnos comprendan lo que leen, y sepan firmar compreniendo lo que escriven!"  
   A los dichos antedichos del susodicho se les sumarán eclécticos infiltrados parapoliciales, quienes  proclamarán su sorpresa e indinidad  contra "esas surdas que quieren destruir la Tradición, la Familia y la la Sagrada Propiedad!"  "Ahi están otra vez cantando el oh juremos con gloria morir… Y bueno, si tienen tantas ganas de cantar y sangorotiarse con el hinno,  nosotros las bamos aser cantar con el ritmo sabrosón de nuestro palo-palo, palo bonito, palo ¡eh!  "
_ ¿Quiere decir  que vamos a reprimir a las maestras, mi sargento 1º?  - interroga dudoso un subalterno raso
_ ¡Afirmativo"- le contesta el superior- Son todas comunistas. Mantener la formación y proceder a mi orden.
        La anteriormente descrita Orden del Día será arrojada desde la impune distancia del acero y la cercanía prudencial de los carroa hidrantes. Atrás de los sólidos guanaqueros que el satánico Dr. No envidiaría se guarecen guarangas las hordas masculinas, caracolean sobre sus caballos y desaparecen los caballeros, si es que alguna vez lo fueron. Pese a todo, al fortificado frente policial se les enfrenta llorosa la señorita Elisa, del 1er grado inferior, diciéndole a uno de los cruzados, Tito, yo fuí quién te enseñó que maestra se escribe con m de mamá, respondido con un suplicante, por favor  señorita, váyase para el otro lado que le van a dar un fustazo...
- Tito - insistirá cándida la Srta Elisa del 1er grado inferior - fusta se escribe con "esa efe que tiene un rulo hacia arriba, rulo hacia abajo, giro y coronación", pero la querida maestra ignora que la grafía de la efe es la misma de facineroso, porque  le van a meter fusta nomás, a pesar que ella insista inocente y amorosamente crédula, como toda maestra de 1er grado infantil.
_ Tito, piénselo hijito, maestra se escribe con la eme de mamá... 
_ -Señorita Elisa, no me comprometa y apártese por favor, que tengo orden de reprimir!
 _ La eme tiene los tres hornitos de mamá, Tito...
_ ¡DÉLE A ESA, DÉLE!.  A ESA LE DIGO, NO VE QUE SE LE VÁS CAPAR !
_ ¿ A esa maestra? ¡Pero si es una mujer, mi sargento 1º!
_ Minas quilonveras, qué mugeres ni qué maestras, son todas comunistas. Yo respondo al comisario, el comisario al coronel y al coronel se lo ordenó el gobernador, así que usté no piense. El policía de infantería montada no piensa, sólo obedece como hago yo. Déle, carajo.¡DÉLE, LE DIGO, MARICON DE MIERDA!
      La Palabra Generadora, con la letra "G"  es la más frecuentemente utilizado en las aulas, como así también general pero no Perón,  que está proscripto desde La Libertadora, perverso nombre que debiera nombrarse genéricamente como La Fusiladora, una y otra son del género femenino, tanto como génesis, del antiguo testamento;, Genaro, sustantivo propio,  y geranio común, pero no para julepe, porque esa es con la jota cordobesa y aquí se acaba el cantar, aquí se viene el bailar, aquí se acaban los gustos del pasado carnaval, porque esa mula que se asoma por la loma se nos va a venir encima, y no es una mula sino un caballo,  y si bien Susi sala la sopa en la sala, salgamos denmedio porque sino nos sacudirán nuestro soso cerebro,  con ese o con ce.
Las ñonas palabra generadoras empezban con la eme de Mamá y las primeras oraciones con una mamá que ama a Memé, generando un Memé que ama a Momo, Mumú que ama a Mimí, y un Momo que ama a Mumi. Con la eme se aman todas las vocales en imprenta minúscula y unidas por la eme de primera maestra y de segunda mamá,  así es como unidas por las manos, los hornitos formarán,  una rueda redondita, de redonda libertad. Y con la pé de la pipa, que usa nuestro papá, aplaudiremos todas juntas, haciendo ¡plas-plas-plas!...  ¡plas - plas - plas!. Tiernas eran las rondas infantiles de la primera infancia nterrumpidas con un contundente ¡¡Atenciónnn, escuadra San Martín!! AVANNN - SENNN...ARRRRR!!!
      Así, cuando a la una sale la luna le cruzan la cara con la efe de fustazo a una de las maestras, mi compañera se indigna, mirá, mirá cómo le pegan a una mujer que puede ser su madre ¡no le da vergüenza!
_ ¡Mariela, quedáte acá! - trato de sujetarla
      A las dos sale el sol mojado por el chorrazo de agua azulada a presión, que  arrojará a la señorita Elisa de poto al piso con o sin la pe de papá. 
_ Cuidado, Mariela,  que se nos vienen encima - y apenas un poco después - Suéltela energúmeno malnacido. 
A las tres por fin salgo yo, porque también a ella la van a golpear con los bastones de la be labial suave y a mí también aunque proteste universitariamente.
_ ¡Ehh! ¡EH! ¿¡QUÉ HACEN QUÉ HACEN!? En las manos no que voy a ser médico ¡animal!
      Lo de animal lo digo sin ánimo de ofender al equino pero tampoco  evitará que los animales de arriba golpeen con la gue de garrote a la señorita Elisa, a la Mariela, y a la mí también, y encima nos den caballazo se escribe con z así como las terminaciones azo y aza que denotan golpe dado con el objeto que precede a la terminación
_ Míren, míren, aquel compañero les tira bolitas japonesas al paso de los equinos.- festeja uno de los muy pocos docentes varones.
_ ¡Qué culazo que se dió el culiao ese! - dice un anónimo obrero pero indignado transeúnte . 
_ Se lo tiene merecido, no tienen vergüenza- concluye otra anónima maestra de aros grandes, peinado hornero y en jopo solidificado con spray mientras que al que no se escondió se embromó, porque a todos nos corren, golpean y dispersan, maestras, manifestantes, estudiantes, señoras y señores, y público en general, hayamos aprendido a leer con "Úpa" La Razón de mi Vida, o la eme de "Mamá", utilizando el Método Blequer, palabra Generadora, onamotopéyico o Global...
       Para finalizar la crónica,  un periodista del diario El Diario interroga al vocero de prensa de la Jefatura de policía acerca de los inusuales acontecimientos.
_ Los Cuadros Superiores de la Policía Provincial, no somos ni seremos jamás analfabetos políticos ni sociales, señor periodista. Sabemos perfectamente de la peligrosidad de los instrumentos de incitación a la violencia de las ciudadanas que estaban debatiendo adentro. Tanto dicha peligrosidad de los mencionados sujetos como de los objetos utilizados por las delincuentes para ejecutar el ilícito, estuvieron públicamente demostrados. Por ello, se obedeció la orden superior emanada del señor gobernador civil (R.E.) de reprimir la manifestación no autorizada.
_ Oficial -objetó el periodista - es que no sólo les enviaron agua a presión desde el camión hidrante sino que tenía ...
_ Se quejan algunas por un poco de azul- se molesta el Capitán (R.E.) vocero de prensa. 
_ Sí pero utilizando la fuerza y... -insiste el periodista.
_ Por uno o dos guardapolvitos - se indigna el vocero- ¿Usté para quién trabaja? Tipos como usted también son idiotas útiles. Salga de mi despacho ya mismo. Quejarse porque a algunas de las minas les pintamos los guardapolvos con agua  azul-celeste como la bandera que proclamó Belgrano a orillas del Río Paraná, inpirándose en la simpleza del cielo argentino, donde jamás de los jamaces, podrá subir ni aunque nunca los trapos colorados y extranjerizantes y apátridas. Y si no se aparta a usted también le vamos a romper el culo, qué mierda. Los periodistas también son comunistas.


martes, 13 de septiembre de 2011

viernes, 2 de septiembre de 2011

AMOR URBANO, RAILWAY ESPRESS


Presentación de
AMORURBANO
RAILWAY ESPRESS

www.manuelgago.org/.../uploads/tren_6.jpg
RAILWAY. ESPRESSS
Editorial" Mitersanías y un ínfimo grupo de actores y actrices con síndorme de Estoeselcolmo invita a Vd. en un esfuerzo totalMente a pulmón, a respirar su primer libro. Este hecho, que será totalMente ignorado por todos los medios hegemónicos por obvia ideología, y por el resto de los medios radiales, televisivos, gráficos y redes sociales por temor a desmanes, acaecerá (¿acaecerá es fino, eh?), a las 18:30 hs del domingo 2 de octubre, en la sala cultural Ana Frank - maipú 230 - ciudad Mza

Amor Urbano, Railway Espress, está inspirado en siertos susesos acaesidos en una aldea toltoiana durante la etapa más jodida de los 90's y hasta masoménomos después del'03, y con algunos per saltum temporales de física cuántica necesarios para incoherentizar el relato. Esta pseudo obra literaria por lo demás inclasificable, articulada en tres capítulos, varios Cuadrados y un espílogos era Copyraist-s de Juan Carlos PERES pero fue plajiada de incógnito por OsValdo eL cHIQUITO Tramontina, by Editorial Mitersanías Mendoza - 2.001/011 (no somos nada, que lo parió)

Pase un momento de sano esparcimiento, en compañía de sus amigos y los míos. Encuéntrensen con gente que hacía tiempo no se encontraba. Y si hacía poco que se encontraron, vuélvansen a encontrar.

DECÁLOGO DE LA PRESENTACIÓN DE Amor Urbano Railway Espress*


Amor Urbano Railway Espress* incluye

1)Un libro editado Acá;

2) Una tapa a todo color y una contratapa

3) Muchas hojas numeradas consecutivaMente

4) Varias opiniones importantes, o por lo menos alguna opinión

5) Autografiación con un autógrafos total y absolutaMente original

6) Entrada libre y gratuita. La casa no sólo no se reserva el derecho de admisión sino que ruega que se admitan todos los que quieren ir, a pesar de todo, el cupo es limitado.

7) Un libro a precio popular Amor Urbano Railway Espress*

8) El bonus trac de actuación en vivo - ¡de actores/trices en serio, no del autor!

9) Una ( ¡1! ) copita de un vinazo. Si insiste, pueden ser algunas más, pero no haga bochornos eufóricos por el vinazo, ni se ponga a lagrimear por el contenido de la obra literaria. Atribúyáselo al vino.

10) 1(una) de las maneras de escaparle a la inflasión. De hecho, de facto, ú de golpe hace rato que el autor le está escapando a los acreedores, especialmente a Juan Carlos Peres. Me refiero a escaparle a los golpes de Peres


N. del A. : 1) para aquellos y aquellas que viven a considerable distancia geográfica, se les podrá enviar el ejemplar, previo pago de una suculenta suma en bonos del Tesoro Norteamericano. Yo creo en el país, peeero.
2) Los y las que adquieran el ejemplar de Amor Urbano Railway Espress* en su primera presentación, deben saber que las principales calificadoras de riesgo norteamericanas, inglesas y/o chinas , tales como Estandard & Poors, Mooohdy's, Fistchs y Dagongg de Chaina y la Súper Banca Morgan han dictaminado que invertir en Amor Urbano Railway Espress* es la peor cosa nostra que le pueda suceder a un inversor, especialmente los Fondos Guïtre's










*Attention, battery not included, pero PRONTO irá un adelantito para incentivar el apetito

martes, 15 de febrero de 2011

Crónicas de El Bodrio Ojeroso


Grujidos, chirridos, bramidos, graznidos, mugidos, gañidos, gruñidos, silbidos, crujidos, quejidos


R/P - En mi casa, El Desierto de los Tártaros me impide confortarme con el baño y menos comer. Me paso dando vueltas por la casa, hasta que cortan la luz, sin saber cómo cuernos combatir El Mal, que sigue ululando como viento. Estoy seguro que en Mendoza nadie debe saber cómo es la naturaleza de este lugar, ni de estos huracanes. Ni de lo que significa ulular de viento, aunque el viento no ulule. No ulula porque la palabra es ridícula para describir más apropiadamente estos aullidos, gritos y rechinamientos, estos aparatosos alaridos de cementerio que encrespan el ánimo, gritándome en la cara todas las formas posibles de las vocales u, repitiéndolas, alargándolas estúpidas y esdrújulas.
Un temor irracional a quedarme dormido y ser asaltado por fantasmas que con u o sin ellas, aúllan descontrolados, me hace evitar el dormitorio, dar vueltas de perro por el comedor, de murciélago por el garaje a oscuras, de animal Lexotanodependiente por el centro de salud. Algunas de las persianas que dan al exterior, al soltarse de su enganche al muro, chocan y entrechocan con violencia, permitiendo que los remolinos  de tierra penetren como polvo sutil por cada hendija. La extrema sequedad ambiente se evidencia cuando toco objetos metálicos y saltan dolorosas chispas de estática entre mis dedos, más dolientes aún porque me traen el recuerdo de aquella única vez que con Ave...

Voy hasta el baño. Dejo correr nuevamente el agua de la lluvia buscando humectar un poco la casa, pero inútil, no hay vapor de agua posible con esta temperatura, veo mi propia imagen en el espejo. Asusto con el pelo como peluca de paja, la cara como una cartulina de mala calidad, todavía más truculenta a la luz debilucha de la vela que chisporrotea indecisa entre permanecer encendida o apagarse. Siento mi lengua dar vueltas ásperas en el paladar, buscando algo húmedo que beber. No me quiero tentar con el vino por la presión, tomo un poco de agua de la canilla, pero la escupo porque sale sucia y con olor a barro. Duda resuelta, voy hasta la heladera de la farmacia, donde tengo escondido un fresco Beaujolais maipucino, lo amerito rápidamente en un buen vaso,  me recuesto medio vestido.

No puedo dormir aunque lo desee, ninguna tarea ni lectura me adormecen, me levanto a seguir dando vueltas por la casa, tratando de no desquiciarme. En mis vueltas de mono enjaulado, miro todos los relojes para  verificar que han pasado dieciséis horas con viento desde que empezó a correr tibio la noche anterior, ocho de puerta de horno, tres desde que volvimos del pozo petrolero, casi treinta horas seguidas corriendo el viento maldito, protervo, malvado, etc., etc.
Siempre con su berrenchín crujiente se cuela sistodiastólico y violento por la puerta del fondo que da al Sur, formando ectoplasmas de los espíritus que, removidos de su lugar bajo la casa, espían burlones a ver quién es el habitante que los molesta. Los borbollones terrosos, al descubrir que soy yo quién los miro con asombro, hacen la farsa  de caerse empujándose a sí mismos, uno detrás del otro, mutantis por el foro. Yo también éso, pero camino a la heladera donde me paro, disimulo un poco, y bebo dos vasos más del vino. No va a ser suficiente.
   
     Un fondo de botella más tarde, agotado el Boujelais, ataco unas galletitas con Roquefort y Cinta de Plata de la Reserva de Mucha Emergencia Tautológica, el que guarda siempre tiene.
Como, bebo, como , bebo, veo, oigo, bebo.

El tiempo no pasa.

Sentado en una silla, aún absorto, dirijo el “spot” de la vela hacia las corporizaciones de los chifletes de materia terrosa, tangible y audible, que se siguen sucediendo en formas diversas y divergentes. Después de los vinos bebidos, no me debiera asombrar que vuelvan a erguirse en la mitad de la sala, al menos una de aquellas, perfecta forma de columna enhiesta, que se da vuelta con gracia de dama antigua a ver si el resto la sigue en cohorte.  Otra semeja el lento humo de las hojas quemadas en otoño. Otra, la humarada de cigarrillo fumado por un taita ensangrentado, y la restante, fumarola del hombre que está solo y a la espera, venga un Particulares 33 (¿!).
     El humo del cigarrillo se hermana con las columnas de polvo, cayendo todas, lentamente, sobre las baldosas. Allí se deshacerán reptando siseantes por el piso, o transmutarán en alfombra silente. Sobre ellas mis zapatos van dejando huella únicas y perfectas. Temiendo que alguna se convierta en bíblica serpiente traicionera, retorno con cuidado al utérico dormitorio, pero allí los variados y violentos ¡chafrás...!  chafrás... ¡chafrás!  de las persianas golpean exasperantes. ¿O será el Lobo Ferozoso de las FF.AA conjuntas que habiéndome descubierto el camouflage de Msié Le Docteur, soplan y soplan y soplan las actas del Proceso de Reorganización Nacional para derribarlo? Nadie me contesta peeero...

...es la medianoche exacta.  A la exacta hora de las brujas, todo movimiento, todo ruido se detiene.
Nada se siente. Me deleito pensando que hasta San Pedro, insomne, cansado de las tropelías de los demonios aullantes de la noche, les ha puesto por fin una cristiana mortaja. La calma recién llegada es chicha, de chicha y aloja. Asusta más que todo el ruiderío anterior, porque es un silencio de sepulcro vandalizado, entre el cual me muevo tratando que las suelas de mis zapatos no chirríen, preocupado por la súbita generosidad acústica. Presagio una tragedia, presiento macabridades, me atranco en pensamientos de terremotos, de guerras islámicas por la fe, de caballeros cruzados en pos del Santo Grial, cualquiera de ellos  crucificados delante de sus propias cruces.

Un pequeño ruido, ínfimo, tímido, silencieido, hace que mire fijo, aténtido hacia la puértida.

Luego a la ventánica.

Nuevamente a la puertAhhhhh ! grito yo asustándome a mí. Ningún endriago desconocido me ha hecho gritar, sólo es el ventarrón, viejo taimado, paciente esperador de mi sorpresa, espiador detrás de muros y puertas, que ha comenzado de nuevo. Es pasada medianoche y se ha vuelto frío. Así nomás. De caliente a tibio, y de tibio a helado, ¡pero no callado, maldito una, y mil veces maldecido...!
Pues bien,  modo indicativo del presente imperfecto, si tú gritáis,  yo también gritaré y sinonimiaré a los grujidos, chirridos, bramidos, graznidos y mugidos, que precederán a los gañidos, gruñidos, silbidos, crujidos y quejidos, es decir, a todo este zoológico acústico que no sólo me tiene totalmente aturdídico, sino que también me desquicia, perturba, trastorna, y altera.

Al cabo de una hora, el felónido cabrón sigue atacándome por la espalda, el frente y el costado, por tantos lados, que yo, ya no duda la cabe, ni par, por, sobre, sin, so, ni quizás. Hay una única seguridad, y es que es un monstruo bufónico y desacatado que me tiene alterado, conmocionado, sobresaltado y enloquecido, y aunque órale se ha puesto frío, igual raya los vidrios, retumba en las cuadernas, golpea sus asquerosas pezuñas sobre todo en el epitelio precordial y termina jodiéndome por el decúbito pronal.
     
Ha pasa otra hora de cinco millones de segundos. El telúrico ente mefistofélico sigue siendo un ser despreciable, un sujeto mutable, una esencia inasible, y aunque tenga forma intocable y cuerpo sibilante, es un todo enteramente repudiable, al que yo pretendo que le uácale fuchi fuchi, pero que a él ni le fu que le fa al fo, porque  me sigue haciendo sonar.
  
Ahora, en el segundo cinco millones trescientos cincuenta y siete mil, el  Futre Sábatico y tunélico se ha levantádico moléstico del poltrónico, donde repositaba tratando de leerlo, preguntándome si no me iba a ir a acostar de vez una buena y. “¿Todavía necesitás preguntarlo? ¿No lo oís al tío Bebe tocando el clarinete?... Comprenderás que con la cabeza no podía pasar nada normal, aparte de que nada de lo que pase con una cabeza sin el cuerpo correspondiente puede ser normal”.
Pero Ernéstido, arguyeo, es que aún allí, ya veo yo que allá, desde aquí nomás se ven, en las oquedades protectóricas del dormitórico, cómo se contubernian las rendíjicas para dejar pasar soplídicos que apagan la vela desnúdica. ¡¡Es demasiádico!!. Grito ¡CANEJO! exultántico y sudórico ¡Vade retro, céfiro sataniénsico! Cuidáos de mí, espantolulánticos lamentos que con o sin cabezas de Futre, sin héroes y con tumbas festejáis  en las persianas. Yo ya no me resignaré más. ¡Ah, no!. Aceptaré el combate. Que sea cuerpo a cuerpo, y a muerte pelearé contra el avernoso vendaval, leyendo a los gritos adonde caigo mi dedo en la biblia de las paulinas pero cae nada menos que en el “Apocalipsis 5:1 Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos. 5:2 Y vi a un ángel fuerte que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos? 5:3 Y ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni aun mirarlo. 5:4 Y lloraba yo mucho, porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo”.
 
   Peor resulta la cita u mucho menos mi fe, pues a más grita yo citando conjuros bíblicos, más fuerte rechifla el céfiro. Hasta la cama se queja ya, con mis delirantes sacudidas y ataques a puro cachetones de libro. El pensar que si algún vecino pudiera espiar por la ventana creería que estoy poseído, y sino poseído, al menos desquiciado, hace que me aferre más fuertemente al exorcismo cuanto menos funciona. Me levanto feroz parapetado en mi bata de cosaco Iván el Terrible,  apagada en mi boca y apretada por los dientes de Holmes, la Höllister, tomo El Libro en una mano, y la vela apaguera en la otra. Y así disfrazado leo a los gritos, el cap.1 del Eclesiastes. “Vanidad de vanidades, dijo el Predicador; vanidad de vanidades, todo es vanidad ¿Qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol? Generación va, y generación viene; mas la tierra siempre permanece. Sale el sol, y se pone el sol, y se apresura a volver al lugar de donde se levanta El viento tira hacia el sur, y rodea al norte; va girando de continuo, y a sus giros vuelve el viento de nuevo. Los ríos todos van al mar, y el mar no se llena; al lugar de donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo. Todas las cosas son fatigosas más de lo que el hombre puede expresar; nunca se sacia el ojo de ver, ni el oído de oír ¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol ¿Hay algo de que se puede decir: He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido.  No hay memoria de lo que precedió, ni tampoco de lo que sucederá habrá memoria en los que serán después” y gritando Las Lecturas paso revista a las grotescas tropasombras de polvo que marchan quebradas, ora alargadas, siempre siniestras a mi costado.
    
Watson será testigo, desde el fond d’cav etílico, que lo intenté todo, hasta La Palabra, y que disfónico, desgreñado, tiritando, ojeroso, maciloso y vacilante, ofrezco mi rendición incondicional. Abatido, sin voz, ni sagradas trompetas a silencio, pido que se materialicen nomás los generales venteantes y victoriosos con sus vanguardias de  fantasmas, y que vengan de una buena vez a quebrarme el sable de la fe y arrancarme las charreteras del doctorado que de todas maneras nunca lo terminé.

r/p 03 : 20 : 01   Mi cabeza está girando más rápido que el huracán. Ruego que el eje de la tierra se incline y produzca  geosinclinal la madrugada. Por las dudas, voy a la cocina para prepararme algo caliente y cafeínico, pero el fuerte olor a huevo podrido de la garrafa me indica que  el gas se ha terminado, de modo que tampoco podré tomar un mate, ni caliente infusión alguna parecida.

r/p 03 : 28 : 49.  El termómetro exterior indica a la luz de la linterna que hemos bajado  en 24 horas de 27 a 5 grados y descendiendo alerones abajo, no tiene sentido seguir peleando. Una caja entera de Lexotamil 1,5 mg aguarda mi farmacodependencia en la farmacia, pero como debe ser otra trampa perversa de los fantasmas espiones, improviso Cabezón una táctica en mi guerra contra el viento, recurriendo a la ginebrita escondida de miradas indiscretas que me obsequió el jefe petrolero “por las molestias” de la tarde anterior. Zafar de la enebrodependencia será más fácil que de la otra, y no tiene contraindicaciones. Buena estrategia esta Óper Disimule. Buen tipo el jefe de pozo. Perpicaz Holandesa, la ginebra. De le paí bá. Al tercer cuarto o quinto vasito tomado, con y sin hielitos, ya estoy mirando bizco hacia el interior de la botella de cerámica, buscando a la holandesa para que se saque el miriñaque y beba licenciosa conmigo.
Nones. Ha desaparecido y totalmente vestida en mi tracto digestorio, y desde allí sí,  ah malvada, ahí sí, se despoja de las sedas sensuales para seducir y luego violar a mi Hepato desprevenido.

La nuca me duele espantosamente. Presiento la profecía, que no estará escrita en el apocalipsis, y sin un verdadero médico a mano a quien consultar, sé que otra vez me va a pasar lo mismo, porque me veo en medio pedo malcaminando hacia el baño, que cada vez está más lejano, cada vez las paredes dan vueltas más rápido, y ni siquiera tengo tiempo de verificar si es la vela que se apaga, o soy yo quien le vomita encima. Por tercera vez en mi vida termino dándome vuelta como un guante, con una borrachera miserable, pero misericordiosa. Una voz de sarcófago parece decir: tengo un pedo terrible, tengo el hígado fundido, por lo tanto soy un médico choto.

Lo último que conscientemente registro es que alguien grita un desafórico ¡viva pedón mied -da!. (¿?)

( Si sobrevivo a esta última borrachera, tal vez siga ejerciendo de médico aquí o en alguna parte, reflexiono entre dislocadas arcadas biliosas. Pero sea donde fuese, si corre viento zonda y en una mano sostengo el Lexotamil Fórceps y con la otra palpo genital una Erber Lucas Bols Genever, y en el medio le burbujeo beajuloais, mi próximo autodiagnóstico será el de alcohólico dicroico, porque “leté será muá, me le Gran Pedé también*”. Y aunque ya no habrá caba comprensiva que me inyecte una buscapina intramuscular, ni tampoco existen inyecciones sanapédicos alcóholicos, alguien tendría que inventarlas.)
(N. del T. *Frase atribuida a Gabriello Lucas Fallopio, inventor de la falopa de enebro, olvidándose las específicas recomendaciones de no cruzar bromozepán con alcohol)