lunes, 22 de noviembre de 2010

shalom

http://galleries.ferronetwork.com/fhg//lacynylons_g5242_44.jpg




"Dos mujeres bellas, mellizas, pelirrojas notorias! escribiría en el título de su nota, mientras pensaba que algún día alguien escribiría sobre él diciendo era un periodista especializado en morder carne podrida. El hacía notas podridas y amarillistas, pero parecía decente y aséptico.O eso pretendía. Ultimamente, hacía, sobre todo, de antioficialista. Eso pega bien. Eso paga mejor... 
"....el cadáver, descubierto cerca del mediodía, mostraba claramente su cabello rojizo en exacerbado contraste con la palidez de su rostro, deformado por la asfixia "
- Agregá, le dijo ella: "sus ojos abiertos mirando hacia el ser amado  parecían decir sin palabras, las sinrazones abyectas del amante anónimo que le habría solicitado practicarse un aborto como una forma de librarse de tan ignominiosa prueba de infidelidad conyugal. Se sabe que el ahora sospechado Secretario de Comunicación del gobierno es un declarado abortista, motivo por el cual, el episcopado local le había recriminado duramente, dada su condición de egresado de la casa de altos estudios"

En los días de estudiante en la facultad de periodismo ella le decía que era casi un rosadito, nunca un rojo. Era un progresista, si cabe la palabra, aunque en aquellos días, ser progresista en la Universidad Cristiana de Comunicación Social era pasar rápidamente de rosadito a colorado rojo bolche puto hijo de puta, andá a escribir notas a cuba, puto maricón, aunque nunca ninguno de sus profesores se lo dijera explícitamente, aunque anónimos ladrillazos contra el parabrisas, rayaduras de cutter en la pintura de su auto... 
..." la occsisa de apenas veintitrés años, era una reconocida activista de los derechos humanos.Recientemente había entrevistado al secretario privado del ministro, en una nota calificada de panegirista por el multimedios...

Ser rosado, o rojo, o bolche setentista, no era mala palabra para Carolina Lehman, pelo rojizo, extraño color rojizo, corazón rojo, judía de izquierda. Porque hay judíos de derecha, y la derecha judía es muy jodida. Los judíos de izquierda no joden a nadie salvo por sus ideas. Los judíos de derecha te pueden sacudir una 38 en la oreja mientras te recitan la paz contigoen esa inentendible tipografía השלום כונטיגו 

Shalom Lehman,  paradógicamente, era de derecha.De esa clase de derecha jodida.
Rebeca Lehman, sin embargo, era dulce en la cama, aunque un tanto tradicional.Se dejaba llevar por su inexperiencia y su pasión, aprendiendo de él una empírica ars amatoria, a la cual se entregaba sin reclamo alguno.
Shalom en la cama, era la guerra de los seis días, moshe dayan, un dagger rutilante y expansivo
Rebeca fue rápidamente olvidada e intentó suicidarse cuando embarazada le dijo esperanzada la noticia al periodista.El periodista se olvidó de sus razones éticas, de sus razones afectivas y razonó en efectivo cash, adujo cínicas dudas acerca de la paternidad y no confesó la vida dual de cama en la cual se encamaba con shalom, sufriendo, mientras añoraba los dulces encuentros con Carolina, y era violado, bien que concientemente, por Shalom

http://www.cibergolfas.com/











El principal multimedios del país, titulaba que la casi adolescente embarazada habría dejado una carta en la que reclamaba la paternidad del Ministro de Comunicación, quien, ante el escándalo levantado por el resto de la prensa "seria" y obviamente antioficialista, fue obligado a renunciar
La noticia del suicidio de Carolina, fue realizada a pedido de Shalom

















Durante la semana que siguió al descrubrimiento de la muerte de Rebeca, a razón de una nota diaria más amarillista y malintencionada que la precedente,  el periodista violado por Shalom recibió de ésta el sobre con  3.5000 U$S, una irrastreable leyenda escrita en computadora, y el remate de la crónica, una foto del "Ministro de Comunicación", la suya propia, con la "amante" pelirrroja, vestida de policía.
La crónica diría " las relaciones sadomasoquistas" del supuesto instigador del suicidio
La publicación de esta última parte de la historia, en la página principal de La Revista, junto con "entrevistas" a la familia del ministro, a sus hijos y a sus compañeros de escuela primaria, fue demasiado para el Ministro, quien se suicidó arrojándose por la ventana del tercer piso del Ministerio.Dejó una nota, proclamando su inocencia y ser víctima de una perversa confabulación.

El periodista tuvo un año de gloriosa elevación celestial, pero sic transit gloria mundi, cuando las visitas a su cama de Shalom fueron dejando lugar a otros escritores más versátiles, de la cumbre al abismo su pluma se hizo tan estéril como sus sesiones de sexo duro con Shalom.
Echado de todas partes, círculos sociales y de la farándula, medios de comunicación y camas con sábanas sin sábanas da igual, pensó en el poema atribuído a Bretón, pero era, obviamente, demasiado tarde.
Pensó en escribir un profiláctico, palabra que tachó por el muy argentino forro en su propio epitafio, pero tampoco llegó a eso.Reclamando piedad,  fue acogido bajo las faldas rojo fellatios de un fornido obispo,  en cuyo semanario LA VERDAD CRISTIANA, lo acabo de descubrir bajo el seudónimo de Norteclaro, escribiendo notas oficialistas, cristianas y de defensa de la familia, sagrada célula madre de la sociedad, en contra del aborto y del uso de preservativos.

N.de la R: "Norteclaro" y yo fuimos compañeros de inicio en la misma facultad de periodismo, cuando aquel periodista solicitaba que por favor le comprara una cajita de Camaleón, el nombre de una célebre marca de forros. 

sábado, 13 de noviembre de 2010

azul parís




Si el gordo soriano estuviera por acá, seguro se habría cagado de risa con el comentario. El exilio es jodido, le habría dicho yo en un exceso de confianza. Lo más jodido de exiliarse es estar esperando que alguien no te cague la confianza, como cuando estabas allá, en el exilio interior, imaginaría que me contestaba. Como los gatos.
Los gatos nunca terminan de confiar en uno. Al menos la mayoría.
Es uno quien debe confiar en ellos. 
La  obsesión con los  gatos me viene de que los gatos negros traen mala suerte, ya que  la antigua creencia popular de que todos los gatos negros son brujas metamorfoseadas... eso, lo debería haber escrito hace un siglo el edgar allan poe. Menudo negro el gato negro de poe. ¿Porqué lo habré leído cuando tenía apenas 8 años y era un lector precoz de ese tipo de literatura?Anticipatorio del crímen?
Allá a los gatos se les llama también a las prostitutas, es decir a las putas, debe ser porque andan de noche, pero se masculiniza, o sea que debieran decir gatas, o es que gatos hay también y son los prostitutos...

La pistola que ella guardaba debajo de la almohada era una Tokarev TT34, modificada, posiblemente húngara. Seca. Eficiente. Eficaz.Un arma para matar, no para ser admirada.
¿De qué otra manera se debe describir a un arma?. No sabría precisar si el arma era la Tokarev, o más bien, ella misma. Desnuda, claro está. Un arma  eficaz no necesita ser bella, sino eficiente, eficaz, sin fallas. Un ak 47 pero sin tanto tamaño, como ella, 165 cm y mejores curvas que una 9 mm, una 7 punto 62 peronunca  como una 22.Demasiado diminuta
Impercepitible debajo del  bolsillo interior de su impermeable, estaba la diminuta Browning Cobra de 7 tiros y en la tobillera la clásica Beretta 950 de 5 tiros. Una de las dos no iba a ser descubierta nunca, pensó con satisfacción de principiante.

4.bp.blogspot.com/_nFKSJ5t5L3w/TN7s4lZekRI/AAAAAAAAAdg/Iu4tfUnub_s/s1600/jasminscheffczyk.jpg



Vista así, desnudándose frente a sus ojos a través de la ventana, de noche y en parís, en esa calleja de Tournefort, no parecía peligrosa. ¿Cómo puede ser peligrosa una mujer desnuda y en París, por más que esté en azul? Y en el barrio latino. Siempre había creído, y sobre todo después de Cortazar, que el barrio latino era un lugar enorme poblado por latinos ilustres.

 "El Barrio Latino es una zona del 5° arrodissement de París, en las proximidades de la Universidad de la Sorbona. Debe su nombre a los estudiantes y profesores que hacían sus reuniones allí en latín hasta la revolución francesa y ha sido el ...arrojé el papel a la mierda, sobre todo porque en el dorso estaba escrito su dirección y su teléfono.Su teléfono.

Fue al café Le Chian Perdu, pidió el teléfono, marcó su número y esperó. Ella contestó con voz de Janet Henry.El preguntó si podía pasar a buscar unos documentos.Ella le dijo que sí, pero si estaba cerca que se demorara porque estaba por tomar un baño. El insinuó algo así como secarle la espalda. Ella rio y cortó. El subió sin prisa y en silencio los 37 escalones de la escalera en mal estado. Abrió la puerta sin dificultad, una cerradura en mal estado lo facilitó. La puerta se abrió con un leve chirriar de madera vieja. El entró con la mano presta en el bolsillo interior de su impermeable. Ella estaba de pie en la sala, con su rob de chambre entreabierta, y debajo, abslutamente desnuda. Ella dejó caer la robe y el tragó saliva. Era inmensamente deliciosa, con la luz que en el azul de la lámpara junto al calefactor la iluminaba. Ella movió sus hombros hacia atrás, y la robe se amontonó junto a sus pies. El sacó las manos de los bolsillo del impermeable, abandonó la seguridad de la Browning Cobra y estiró su mano hacia ella sonriendo.
Ella sacó su mano diestra detrás de su cadera, amartilló la pesada Tokarev y disparó un cañonazo que explotó sobre su oreja derecha. Sintió atrás suyo el impacto, el quejido y la sangre encefálica que le rebotaba en la nuca.

domingo, 7 de noviembre de 2010

ROJO SANGRE

http://t1.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcTyYlj8R70EJDWTKoslQLaKfkxvEKyKD7vQ94D6spX38wgvIus&t=1&usg=__EQthOVFew6bPfy-v1rD9uU-Npa





Está tendida sobre sus pechos, totalmente desnuda.
No entiende el rojo de las sábanas. No recuerda sábanas rojas.Rojas no. El rojo es sangre. Mira sus manos. Sus propias manos. Algo se mueve, difuso, sobre la ventana.
Carlos no ha llamado aún, piensa, inquieto. Tantea la sobaquera, por instinto. La Beretta no está, se sobresalta. Pero no se asusta. Debe estar debajo de la almohada.¿No?
Puta misión ésta, muy puta.
Afuera, las clásicas nubes lenticulares de zonda, ovnis sedosos.
Le pica la nariz, como siempre que zondea.No por el cigarrillo.No debe fumar tampoco.
Mira el reloj: la penumbra destaca silenciosa el fluorescente19:42...
Una radio cerca del palier estalla 39:7º, 6% de humedad. Maldito encargado
Mal día para trabajar, maldito trabajo, maldita misión, malditos putos días con zonda, maldito calor.
Mira a la mujer...su cabeza está sobre la almohada, y si está sobre la almohada, entonces...
Puto zonda. Puto calor, puta sequedad de ambiente, puta pistola ausente en la sobaquera.
La traspiración le corre por la frente, a pesar de la sequedad del ambiente, sofocante.Así no puede...
(Necesito un trago, Mariel, aunque haga zonda)

Mejor recuperar la Beretta.
Se para, se da cuenta que aun está descalzo, pero el piso de tablones de pino apenas cruje.
La mujer en la cama sigue sin dar señales de vida. Desde la oscuridad de la pared en que se encuentra apoyando la espalda, la tensión muscular ya es insoportable.Decide cambiar de posición, elongar lentamente, por si debe correr, aún descalzo, o más aún, por estar descalzo.
La mujer en la cama es hermosa. El pelo, rojizo, como las sábanas.
Su cadera es perfecta, piensa.
( Acá le decimos culo, tano.Y eso que estás mirando es un señor culo) .
Sonríe, o cree sonreírse. El otro lo mira, él aclara.
(¿Señor culo?, eso es contradictorio, es un culo, muy femenino, en todo caso).
Piensa en la obsesión de algunos boludos en romperle el culo a una mina, cojerla, hacer que chille y simule sus ohh, ahh, my god y esas pelotudeces de videos triple X.
-¿Vos no?, preguntaría Mariel.
-No, la cadera es una forma perfecta parar ser acariciada.Si lo preguntás, prefiero la espalda en su totalidad, incluyéndola.
- ¿Cojer una espalda?
Las preguntas de Mariel lo sonríen.Siempre tan británicamente irónica...
Recorre la espalda, su cadera tan perfectamente redondeada, sus piernas, vuelve a subir, llega hasta su pelo, (¿dormís?)
Le sopla suavemente el cabello, desordenado, pero tan tranquilo como su rostro, como casi todo rostro que duerme descansando, pasa los dedos apenas por su boca, se inclina para besarla, la sobaquera oscila delante de él, casi tocando el rostro de la mujer.
 Su boca es perfecta, también, mejor dicho, sus labios, son perfectos, apenas entreabiertos, haciendo un hoyuelo imperceptible...
Piensa que debe recuperar la Beretta, comprobar si tiene el cargador puesto, si le queda alguna bala.
Se está descuidando mucho.
Puta misión, alcanza a decir